14/4/16

La segunda vida de dos percheros de pared

¡¡Hola de nuevo!!

Ya estoy por aquí otra vez, últimamente estoy bastante liada, me estoy dedicando más al scrapbooking y estoy teniendo bastantes encargos de libros de firmas tanto para comunión como para bodas, aunque ahora mismo no puedo enseñar ninguno hasta que no vayan pasando las fechas de cada evento. Así que he sacado un huequito y me he puesto a escribir este post sobre las segundas vidas que pueden tener cosas que tenemos en casa, como por ejemplo estos percheros.

En este post os quiero enseñar cómo he renovado unos percheros de madera que eran bastante clásicos y un poco sosos, os enseño el antes y el después de cada uno y luego os explico un poco cómo los he renovado.




Como podéis observar a simple vista, no llevan flores, algo que me ha costado mucho, pero claro, como eran para la casa de mi señor novio, las flores estaban descartadas. Esto no fue un problema ni mucho menos, ya que encontré tantos estampados que al final me fue difícil elegir cual escoger para cada perchero.

Tengo un perchero más esperando a ser "tuneado" y mi intención es hacer un video-tutorial, pero os cuento un poquito el paso a paso.

DESMONTAR

Siempre me gusta desmontar por piezas los objetos a decorar, si es posible claro. Me parece que así es como mejor queda el resultado y más protegida queda la pieza ya que no nos dejamos ninguna parte sin proteger.


LIJAR

Para eliminar el barniz y conseguir que agarrara mejor el esmalte que le quería dar, les di unas pasadas con la lijadora eléctrica.


PINTAR

La pintura que escogí fue para los dos la misma, un esmalte al agua en color crema con acabado mate. Al ser un esmalte de buena calidad solo fue necesario aplicar una capa.


Y ahora empieza mi parte favorita...

LIJAR Y DESGASTAR

Una vez pintados, cogí papel de lija de grano medio y un taco de lija de grano fino y me puse a desgastar por zonas, tanto los tableros como los colgadores. Aquí unas fotos de los detalles.






EMPAPELAR

Recorté un trozo de cada papel unos centímetros más grandes que los tableros, utilicé cola blanca diluida con un poco de agua, y como estos papeles son más gruesos que los que se suelen usar para decoupage, los humedecí un poco con un spray, apliqué un poco cola diluida tanto en la parte trasera del papel como en el tablero,




Después de situar bien el papel, con un trapo nos ayudamos para ir sacando las posibles bolsitas de aire y eliminar las arrugas. Aquí tenemos que tener mucho cuidado, ya que el papel está un poco húmedo, si nos pasamos de fuerza podemos romperlo.


Cuando se secó la cola había que retirar el papel sobrante, para ello me ayudé de una lima de uñas como la que veis en la imagen. Podemos utilizar un taco de lija, pero para las zonas con curvas es mucho más precisa la lima de uñas y el resultado es impecable. Después di una capa de la misma cola diluida para proteger el papel.

En el perchero de las letras también hice pasadas con un poco de lija por encima del papel, quería que quedara más desgastado.

BARNIZAR

Por último, di dos capas de barniz al agua mate.


MONTAR

Para asegurarme de que los colgadores quedaban bien sujetos, aparte de los tornillos, utilicé cola de carpintero en su base.


Tenía estas llaves en casa de las que suelo utilizar para las cajas o los álbumes y que me había regalado una amiga, las pinté de negro y puse una encima de cada colgador en uno de los percheros.



DISFRUTARLOS

Y una vez terminados, ya están listos para colgarlos, lucirlos y presumir de ellos.







Espero que os haya gustado mucho, y si no conocéis mi canal de YouTube ni mi página de Facebook, os invito a pasaros y ver más cosas sobre manualidades y decoración.

Un abrazo a todos y hasta el próximo post.